Razones para amar su cuerpo

Aunque usted no se de cuenta, hay muchas razones para amar su cuerpo. A veces no lo amamos porque no nos gusta cómo se ve o quizas uno siente que nuestro cuerpo no refleja lo que somos, etc. Al tener la oportunidad de aprender más sobre nuestro cuerpo y cómo funciona, me ha ayudado a darme cuenta que tenemos muchas razones para amar nuestro cuerpo, no importa cómo se vea en este momento.

Su cuerpo está perfectamente diseñado a funcionar bien. Cada órgano tiene su función y todos los días su cuerpo trabaja sin parar para asegurarse de que todo esté marchando como debe de marchar. Por ejemplo, su piel protege lo de adentro de los elementos de afuera y su piel fue perfectamente diseñada para eliminar elementos que no necesita a través del sudor. La piel también ayuda a regularizar la temperatura de su cuerpo. Las pestañas y las cejas fueron creadas para proteger los ojos de polvo o cualquer otra cosa que pueda entrar dentro del ojo. Cada cosa en su cuerpo está ahí por una razón, para una función. Su cuerpo es el hogar de su espíritu. Su cuerpo es el único cuerpo que usted va a tener. Necesita valorarlo de la misma manera que usted valoraría algo que valga oro porque su cuerpo vale oro.

Ame su cuerpo porque su cuerpo trabaja muy duro para mantenerlo vivo. Aun dormiendo, su cuerpo está trabajando para curarse y restaurarse. Aun habiendo una parte de su cuerpo que a usted no le gusta, valorelo porque es parte de usted. Esa parte que a usted no le gusta le sirve.

Su cuerpo tiene la capacidad de curarse y si usted le da el tiempo y el espacio para curarse sin nada interrumpiendo ese proceso, el cuerpo se cura naturalmente con pocos efectos secundarios. Claro, hay momentos en donde el cuerpo necesita la ayuda de la medicina para curarse porque la medicina tiene su lugar en nuestra recuperación pero su cuerpo es naturalmente diseñado para curarse por si sólo, siempre y cuando nosostros tratamos nuestro cuerpo cómo debe ser tratado.

Su piel, sus nervios, su cerebro, sus ojos, su capacidad de oir y muchos más le permite a saborear la vida en su totalidad. El hecho de poder sentir y vivir el mundo de afuera de la manera que podemos es una bendición. Si necesitamos recordar las bendiciones que tenemos, no tenemos que ir tan lejos. El entender y apreciar cómo nuestro cuerpo fue creado y todo lo que hace por nosotros a diario es suficiente para ver nuestras bendiciones. Cuando su cuerpo no funciona cómo debe de funcionar, su salud se ve comprometida. Sin la salud, usted realmente no tiene nada porque no puede trabajar, no puede pagar sus facturas porque no trabaja, no tiene la fuerza para apoyar y ayudar a sus seres queridos, etc.

Hay muchas razones para amar su cuerpo. Comienze hacer una lista hoy de todas las razones que usted tiene para amar su cuerpo a pesar de cómo se ve y de cómo usted se sienta. Al hacer esta lista, tal vez comenzará a darse cuenta cuanto tiene que apreciar su cuerpo como se merece ser apreciado.

El escuchar su cuerpo no es un lujo. ¡Es una necesidad!

¿Cuantas veces uno primero termina todo lo que “uno tiene que hacer” antes de comer? ¡Aunque uno tenga hambre! ¿Cuantas veces uno pone a todas las demás cosas antes que uno mismo? ¿Cuantas veces uno siente un dolor aquí o allá y aun así uno lo ignora?

Toods los días a cada momento nuestro cuerpo nos habla y nosotros tenemos la mala costumbre de ignorarlo. Yo digo esto muy a menudo y lo voy a seguir diciendo, nuestro cuerpo es y será lo más preciado que uno tiene. Es el verdadero hogar y vehículo que nosotros seremos dueño de. Por lo tanto, el escuchar su cuerpo no es un lujo, es una necesidad. Sin su cuerpo, sin su salud, sin su bienestar, usted no tiene nada. Usted realmente no tiene nada. Es su salud y bienestar lo que lo ayuda hacer sus tareas diarias. Es su salud y su bienestar lo que le dá la fuerza para poder trabajar. Y es por su salud y su bienestar que usted puede cuidar de su família, que usted logra vivir una vida plena. La prueba más grande de que todo esto es cierto es cuando uno se enferma. En ese caso uno pierde la fuerza de hacer las cosas que uno hace a diario, uno no tiene ni el ánimo de estar alegre. Estos son los momentos que uno tiende a cuidarse más y no debería ser así. Uno tiene que cuidarse todos los días, comer bien todos los días, tener una vida activa y escuchar su cuerpo todos los días. Su bienestar es una cuestión de 24 horas al día, los 7 días de la semana. El bienestar no es algo que usted dice “me cuido por dos meses” y después vuelve a una vida desorganizada. No. Es por eso que es muy esencial que usted escuche su cuerpo. Nuestro cuerpo siempe se comunica con nosotros. ¿Siente dolor en alguna parte de su cuerpo? Averigüe de donde radica ese dolor, esto es una señal de su cuerpo que algo está pasando. ¿Siente el estrés en alguna parte de su cuerpo? Su cuerpo le está diciendo que vaya más despacio con su vida.

En fin, hay un sinnúmero de maneras que nuestro cuerpo nos habla, es sólo cuestión de querer escucharlo.